26 jul. 2006

Un circo en Parque Patricios


El fin de semana pasado fuimos a un circo que llegó al barrio. El circo Atlas plantó su carpa en la plaza que está frente al hospital Garraham, a un costado de la avenida Garay, cerca de la huerta orgánica del INTA en Parque Patricios. Pagamos 10 pesos y lo bien que hicimos: a los dos minutos de empezar al función todo el mundo se fue a los asientos pegados al escenario, los de 20 mangos, que estaban vacíos. El viento levantaba los toldos del costado. Esperamos.

Qué raros que son los circos. Sorprendentes. En otras épocas tenían animales; ahora siguen teniendo enanos y diciendo chistes del tipo:
--Si yo como Danonino --le daba el pie un enano a un payaso gordote.
--¿Y entonces por qué no creciste?
--Porque estaba vencido
(no comment)


Había buenos acróbatas. Otros jugaban con fuego.La chica de acá abajo, presentada como Fernanda, de las mejores sobre el trapecio americano, con su aire a Mujer Maravilla.


Me dejó boquiabierto uno de los números del final. Inesperadas danzas folcklóricas. Me dije: "ahora salen con una versión de Las divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira". Pero no. No fueron más allá que bombistos tocando malambo, con zapateo de gauchos, como se puede escuchar. Atronador. Sonaba como ese juego de hace 30 años, ¿el tiqui taca era?, esas pelotas plásticas a las que había que balancear hasta que se golpearan.








Etiquetas:

posted by Gabriel Giubellino at 12:03 p.m.

5 COMENTARIOS:

Blogger Enrique Weber said...

Estimado. Pero lo recomendás? Estuvo bueno?

3:49 p.m.  
Blogger gabriel g. said...

¿Quién era el que decía "amigos, les doy un consejo, aunque yo consejos no doy"? (Respuesta: Moris).
Entonces digo:
1) Mi pibe la pasó bien. Tiene 5. Es la primera vez que veía enanos. Me preguntó: "¿Son duendes?". No, hijo, son enanos, son así.
2) Yo, también. Tiene su cosa bizarra, el payaso que te vende los globos también, el mago con su paloma despistada. Es más que nada un circo de acrobacias, así que si te gustan, está bien. (Yo me saco el sombrero antes los acróbatas; los respeto mucho).
En la puerta te avisan que les prohibieron por razones ambientales "la rueda de la muerte", que debe ser, imagino, esas motos infernales que tiran humo a lo loco. Me imagino que era el número más fuerte.

Así que con todas estas consideraciones, yo, Carlos Sacaan, lo recomiendo.

4:09 p.m.  
Blogger gabriel g. said...

Y muy bien por Mafalda presidenta, me olvidaba.
Avanti, Weber.

4:11 p.m.  
Blogger BAR said...

PERSONALMENTE ODIO LOS CIRCOS, Y ES QUE EN EL HABITAN LOS PERSONSJES QUE ME RESULTAN MÁS QUE TENEBROSOS..."LOS PAYASOS"...ES UN TRAUMA QUE TENGO, Y QUE HOY A MIS 21 AÑOS NO LOGRO SUPERAR...SOLO PASEABA Y VI TU BLOG, OJALÁ ALGÚN DÍA PUEDAS VISITAR EL MÍO...SALUDOS DESDE MÉXICO.

4:41 p.m.  
Blogger Flavia Ricci said...

Hace unos años vi en Buenos Aires una obra de teatro con Víctor Laplace sobre el circo criollo y sus orígenes (desconocidos para muchos argentinos). Esta tarde iré con mi hija a ver al Circo Atlas que está en la ciudad donde vivo. El circo es un espectáculo desde todo punto de vista recomendable y que lamentablemente se está perdiendo por sus costos de mantenimiento. Slds!

Flavia

4:07 p.m.  

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un vínculo

<< Volver a la página de inicio